logo
logo

vid
'¡Aquí todo es una rosca!'

Por William Padrón. 

Más artículos en http://williampadron.tumblr.com/

'¡Aquí todo es una rosca!'

El negocio de la música es una trampa de dinero cruel y poco profunda, un largo pasillo de plástico donde los ladrones y proxenetas corren libremente y las buenas personas mueren como perros. Y también tiene un lado negativo” (Hunter Thompson)

 El gran gonzo, genio del periodismo, siempre tiene comentarios oportunos cuando se analiza su vida y obra. Esas realidades que se leen y viven como lo señala el libro This Business of Artist Management de la Billboard: “Si hay algo que es absolutamente certero en el negocio de la música, es el rechazo”.

Muchas bandas y managers en desarrollo deberían aprenderse esto y copiarlo tipoBart Simpson en el pizarrón. Es una cruel realidad de la que no se escapa pero de la que hay que saber darle la vuelta y, lo que en principio era una idea o un sueño por cumplir, se tomen las previsiones, replanteen sus ideas y estrategias para que se hagan realidad.  

 El mejor consejo que se le pueda dar a una banda y su manager es estar preparado para el rechazo, no tanto con el hecho de que sí llegará, sino más bien qué hacer cuando llegue e  identificarlo. El éxito llega a quienes son capaces de transitar por encima de la adversidad. Aquellos que no pueden, nunca lo harán. Eso es ley.

 Durante mi experiencia en disqueras y como manager, hay tres palabras que gravitan en mi mente a la hora de trabajar con artistas: talento, organización y planificación. Estos son  los elementos esenciales para una carrera exitosa en la industria de la música. No hay más.

Es cierto que muchos artistas con potencial, inicialmente son rechazados por managers, productores, disqueras o medios, se desaniman y renuncian.  Incluso esos artistas que gozan de un mediano reconocimiento y solvencia financiera, más pronto de lo que imaginan aprenden que el éxito es relativo. Se dan cuenta de que siempre hay una posibilidad de que ese gran éxito alcanzado desaparecerá tan rápido como se materializa.

Uno se consigue con el músico que va al bar a tirar físico y que pasa la vida grabando un disco, si acaso un tema, diciendo “aquí todo es una rosca”… sin un objetivo específico mas que sonar en una radio para masturbarse el ego y tocar en el local de moda. Les divierte criticar a los colegas de la tarima y quejarse de que si ellos estuviesen tocando allí sonarían mejor… pero “aquí todo es una rosca”… no sabemos cuándo fue la última vez que se preocuparon por ir al estudio, no buscan una fecha por orgullo, su música es superior a los que van a estos bares … porque “aquí todo es una rosca” y cuando ven a otros trabajando y alcanzando metas, estos están enchufados, son hijos de fulano de tal y “aquí todo es una rosca”… uno lo mira de reojo y se pregunta “¿Qué más tienes para ofrecernos?”…el silencio es la respuesta.

 En el show biz musical hay una figura que se llama “gatekeeper” en inglés, su traducción literal al español es como la de “portero”, esos personajes que te dan el acceso a radios, medios, promotores, locales, sponsors, disqueras, sites, etc. No hablo del manager, más bien éste debe llegarle a los gatekeepers para que su artista vaya ganando terreno en todo el show biz porque ese es su trabajo… lo que los resentidos les gusta llamar “rosca”. Y todos los que hemos estado en la figura de manager hemos sido miles de veces rechazados y apoyados en su justa medida.  

El talento es el primer paso para construir el éxito, desafortunadamente nada de eso se verá reflejado por más que tu manager tenga el mejor plan de trabajo diseñado. Si no tiene el acceso a los gatekeepers el talento solo no es suficiente. “Sad but true” diría Metallica.

¿Hay una solución? ¡Claro! Debo hacer mención a una persona como Orlando Suarez de Los 3Rocketeros, manager de Los Polaroid entre otras bandas, quien me ha demostrado que su perseverancia va mas allá de los rechazos, -debo recalcar que no trabajo con él-, personajes como él viven creando accesos a losgatekeepers, basado en el talento y fe que le tiene a sus artistas, junto a su trabajo de hormiguita. Creo que es el mejor ejemplo que puedo poner ahora de cómo irse abriendo paso en esto.

Hay un momento en la carrera del artista en la que debe crear las oportunidades y hacer que se hagan realidad, hacer que esto pase requiere de un mantenimiento diario y detallado del manager para que se haga posible, alertar sobre los síntomas y avances de tu plan… por favor, siempre tener un plan válido y que se cumpla.

No vengo de una familia de nombre periodístico destacable,  no soy como Sharon Osbourne que aprendió del negocio de manager por su padre, el legendario y despiadado Don Arden (Small Faces, Electric Light Orchestra y Black Sabbath) y ya tenía esa cadena de gatekeepers a su favor. Me gusta identificarme con Peter Grant (Led Zeppelin) o Kelly Curtis (Pearl Jam). En cierta forma todos esos accesos por los que he tenido que pasar y buscar se deben al talento de los artistas con que he trabajado, su organización y siempre mostrar un plan de trabajo que avale cada uno de las ideas que debes exponer. Tengo una lista de rechazos que no vale la pena comentar,  uno cuenta la parte divertida del camino sin olvidar que aún faltan rechazos por recibir y aguantar.

Siempre he dicho que la palabra es lo más barato que uno puede ofrecer y tiene el mayor de los valores. Es algo que mucha gente en este medio no sabe sostener. He visto bandas prometer discos, singles, villas, platino, oro, videos, etc con fechas determinadas, anunciadas o inventadas y al final no las cumplen, nunca salen. La “rosca” les pierde fe, les hacen perder el tiempo y cuando deciden parar de criticar a su entorno, salen con la “gran vuelta”, pero a nadie le importa, quedaron en el pasado porque el tiempo no se detiene como dice Ruben Blades y en su lugar hay una banda nueva con determinación y nuevos aires.

En la sempiterna olimpiada de resentidos que confunden crítica con ataques hacia los que están haciendo, aprendiendo, construyendo y formando, se teje ese nuevo formato de la sociedad llamado “hater”, aquel que siempre lo hace mejor que todo el mundo, es superior a todo el complejo mundo musical, incluyendo todos los géneros, nunca hacen nada porque se les va la vida vanagloriándose sobre cosas que jamás ha logrado materializar… siempre se puede soñar con ser mejor en el mundo paralelo, pero en la realidad aquellos que demuestran son los que están transformando el mundo.

Es mejor usar el “es hijo de papi y mami” (supongo que un músico huérfano tiene mas mérito), “está enchufado”, “pagó esto y aquello” (aunque haya casos no tanto en el rock), “es el novio de”, entre una larga lista de improperios sin sentido. No se pregunta cuantas veces esos temas no entraron en radio, las veces que debieron ser  insistente en exponerse para llamar la atención de un gatekeeper, la determinación y espera. Eso no vale cuando la idea es señalar. Mal típico de quienes se encuentran atascados en el desconocimiento. No entiendo a esa gente que odia sin conocer.

Nadie dijo que era fácil como dice Coldplay, pero si miramos a todos los que lo han logrado, siempre quedará las ganas de seguir intentándolo, mantenerse y, con el factor diversión en la metodología de trabajo, el éxito llegará. Digo yo… no sé.

gal
©Derechos reservados. Equilibrio Inc. 2000-2011